domingo, 18 de febrero de 2018

Κοπή Βασιλόπιτας Ελληνικής Κοινότητας


Την Κυριακή 11 Φεβρουαρίου στην κατάμεστη αίθουσα του ξενοδοχείου Catalonia Plaza España, η ελληνική κοινότητα Καταλονίας έκοψε την βασιλόπιτά της.

Ο π.Χριστόδουλος ευλόγησε την πίτα, ευχόμενος πάντα επιτυχίες, καλή δύναμη και μία ευλογημένη και καλή χρονιά στους παρευρισκόμενους,οι οποίοι ήταν εκτός των ελλήνων και πολλοί φίλοι και υποστηρικτές της κοινότητας.

Στη συνέχεια η πρόεδρος κ.Μαρία Μήτρου καλωσόρισε με τη σειρά της τους φίλους της κοινότητας και αναφέρθηκε στις δραστηριότητές της, στο ελληνικό σχολείο και γενικά στον αγώνα που δίνουν όλοι μαζί για να κρατήσουν ζωντανές την πίστη και την παράδοση.

Ακολούθησε λαχειοφόρος αγορά με πολλά και πλούσια δώρα,ενώ την εκδήλωση κάλυψε μουσικά το συγκρότημα “ΤΡΙΟ ΦΕΤΑ” το οποίο ξεσήκωσε για χορό τους πάντες.

Παρόντες στην εκδήλωση ήταν και υπάλληλοι του προξενείου, της κυβέρνησης της Καταλονίας και πολλοί επαγγελματίες.

Domingo del Perdón. Lecturas de la Divina Liturgia


Rm 13,11-14;15,1-4: Y haced esto conociendo el tiempo, que ya es hora de despertaros del sueño; porque ahora la salvación está más cercana de nosotros que cuando creímos.   La noche está muy avanzada, y el día está cerca. Despojémonos, pues, de las obras de las tinieblas y vistámonos con las armas de la luz. Andemos decentemente, como de día; no con glotonerías y borracheras, ni en pecados sexuales y desenfrenos, ni en peleas y envidia.  Más bien, vestíos del Señor Jesucristo, y no hagáis provisión para satisfacer los malos deseos de carne.  Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre opiniones.  Porque uno cree que puede comer de todo, y el débil come sólo verduras.   El que come no menosprecie al que no come, y el que no come no juzgue al que come; porque Dios le ha recibido. Tú, ¿quién eres que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor está en pie o cae; pero será afirmado, porque poderoso es el Señor para afirmarle.

Mt 6,14-21: Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, vuestro Padre celestial también os perdonará a vosotros. Pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas. “Cuando ayunéis, no os hagáis los decaídos, como los hipócritas, que descuidan su apariencia para mostrar a los hombres que ayunan. De cierto os digo que ya tienen su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lávate la cara, de modo que no muestres a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto. Y tu Padre que ve en secreto te recompensará. “No acumuléis para vosotros tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido corrompen, y donde los ladrones se meten y roban. Más bien, acumulad para vosotros tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido corrompen, y donde los ladrones no se meten ni roban.  Porque donde esté tu tesoro, allí también estará tu corazón.

jueves, 15 de febrero de 2018

Nuevo Obispo Vicario rumano para España y Portugal


Los miembros del Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rumana se han reunido hoy, 15 de febrero de 2018, en la Residencia Patriarcal, bajo la presidencia de Su Beatitud el Patriarca Daniel.

En esta sesión se ha elegido a dos nuevos Jerarcas: un Obispo Vicario para el Obispado Ortodoxo Rumano de Italia y otro para el Obispado Ortodoxo Rumano de España y Portugal. Para este último puesto se ha escogido al Archimandrita Teofil Roman, eclesiarca de la Catedral Metropolitana de Cluj-Napoca, cuya consagración episcopal tendrá lugar próximamente en la Catedral de Madrid.

El nuevo Obispo Vicario tomará el título de Teófilo de Iberia.


Desde la Sacra Metrópolis de España y Portugal del Patriarcado Ecuménico le damos a Mons. Teófilo la bienvenida a nuestra tierra y exclamamos con toda la Iglesia: Άξιος! Vrednic este! ¡Digno es!


Fuente: Obispado Ortodoxo Rumamo de España y Portugal
Traducción del rumano y adaptación propias

miércoles, 14 de febrero de 2018

El Patriarca Ecuménico participará en la consagración de la Catedral Patriarcal de Rumanía


Su Toda Santidad el Patriarca Ecuménico Bartolomé I participará en la consagración de la Catedral Nacional de la Iglesia Ortodoxa Rumana en Bucarest, según anunció Su Beatitud el Patriarca Daniel de Rumanía en la reunión del Consejo Eclesiástico Nacional en la residencia patriarcal el pasado martes.

La Catedral Nacional estará dedicada a la Ascensión de Cristo y San Andrés, y recibe popularmente el nombre de Catedral de la Salvación del Pueblo. Será la Catedral Patriarcal de la Iglesia Ortodoxa Rumana y el templo ortodoxo más alto del mundo (más de 130 metros). La nueva Catedral está diseñada para albergar a 6.000 fieles (por encima de diez veces más que la actual). El complejo también incluirá un comedor social con capacidad para 1.000 personas, dos hoteles y un aparcamiento para 500 coches.

El Patriarca Bartolomé fue invitado personalmente por el Patriarca Daniel durante el Concilio que se celebró en la isla de Creta en el verano de 2016, y posteriormente mediante una carta oficial. El Patriarca Ecuménico expresó su deseo de participar en este acto de primera importancia para los ortodoxos rumanos en una entrevista que concedió el año pasado en la televisión del Patriarcado Rumano, asegurando que siempre es un motivo de alegría y un honor para él visitar a los fieles ortodoxos de Rumanía.

El Patriarca Daniel también anunció que los fastos relacionados con la consagración de la Catedral Nacional durarán cinco días, del 25 al 30 de noviembre. Asimismo informó sobre el estado de la obra, aseverando que está completa en aproximadamente un 80%.

La estructura de metal del techo será instalada desde julio hasta finales de septiembre, y las campanas entre agosto y octubre. Las cruces serán colocadas en las cúpulas a finales de octubre, y las puertas de bronce se montarán en las entradas principales al mismo tiempo.

La consagración de la primera piedra de la Catedral Nacional tuvo lugar el 13 de septiembre de 2007 por parte de Su Beatitud el Patriarca Daniel.


Fuente: www.orthochristian.com
Traducción propia del inglés

ΠΡΟΣΦΩΝΩΝΤΑΣ ΤΟΝ ΜΗΤΡΟΠΟΛΙΤΗ ΙΣΠΑΝΙΑΣ ΣΤΟ ΝΙΧΩΡΙ ΤΟΥ ΒΟΣΠΟΡΟΥ


Νεοχώρι, 11-2-2018

Επίσκεψη μητροπολίτη Ισπανίας και Πορτογαλίας κ. Πολυκάρπου στο Νιχώρι. - Λόγος εκφωνηθείς υπό του προέδρου της Εφοροεπιτροπής, κ. Λάκη Βίγκα

Σεβασμιώτατε, 

Καλώς ήλθατε στο Νιχώρι, στην ιστορική αυτή κοινότητα του Βοσπόρου, όπου η παρουσία της Ρωμιοσύνης είναι ζώσα και συνεχίζει να πορεύεται μέσα στον χρόνο έχοντας στυλοβάτη της τη Μεγάλη του Χριστού Εκκλησία. Το δύσκολο παρελθόν της ομογένειας κατά τον 20ο αι. είναι γνωστό και ο αγώνας μας, σήμερα, να διατηρήσουμε και να εμπεδώσουμε τις αξίες και παραδόσεις, την κληρονομιά των προγόνων μας, είναι μεγάλος, αλλά αληθινός. Γίνεται με αγάπη, με αφοσίωση και με πιστότητα. Στην πορεία μας αυτή, η παρουσία και συμπαράσταση κληρικών και λαϊκών, φίλων και γνωστών είναι μία πολύτιμη ενίσχυση και ψυχική ανάταση για εμάς που πιστεύουμε ότι και οι λίγοι αξίζουν και μπορούν να κάνουν αντίσταση στην παρακμή, όπως πρόσφατα μας υπενθύμισε ο διαπρεπής ιεράρχης της Ορθοδοξίας αρχιεπίσκοπος Αλβανίας κ. Αναστάσιος. 

Η ευλογημένη παρουσία σας, σεβασμιώτατε, σήμερα, εδώ στο θυσιαστήριο της Παναγίας Κουμαριωτίσσης, στους τόπους όπου γεννήθηκε ο νεομάρτυρας Άγιος Θεόδωρος ο Βυζάντιος μας δίνει μεγάλη χαρά και τιμή, γιατί είστε ένας άξιος ιεράρχης του Οικουμενικού μας Πατριαρχείου, και ο Θεός σάς αξίωσε να λειτουργείτε και να διακονείτε στο άλλο άκρο της Ευρώπης, στις χώρες της Ιβηρικής Χερσονήσου, που γεφυρώνουν τη Μεσόγειο με τον Ατλαντικό, την Ευρώπη με την Αφρική. Ξεκινήσατε τη ζωή σας από τη Ναύπακτο και μετά τις σπουδές σας διακονήσατε 17 ολόκληρα χρόνια στην αρχαιότερη ελληνική κοινότητα του εξωτερικού στη Βενετία, με το βυζαντινό της πολιτισμό και τον περικαλλή της ναό, και το 2007 ο Οικουμενικός Πατριάρχης και η Ιερά Σύνοδος σάς εξέλεξαν μητροπολίτη Ισπανίας και Πορτογαλίας. 

Σε όλη αυτή την περίοδο της διακονίας σας ήρθατε αντιμέτωπος με τις προκλήσεις και τις ανάγκες της εποχής μας, κατά τη διάρκεια της οποίας οι παραδοσιακές ελληνοκεντρικές κοινότητες συρρικνώθηκαν αριθμητικά· το εκκλησίασμα των ενοριών έγινε πολυπολιτισμικό και πολυεθνικό, κυρίως μετά τις μετακινήσεις πληθυσμών από Ρουμανία, Γεωργία, Σερβία, Ουκρανία κ.α. Αυτές οι δυναμικές που διαχειριστήκατε στις ενορίες της Ιταλίας, Ισπανίας και Πορτογαλίας, εν μέρει, άρχισαν και επηρεάζουν και τις δικές μας κοινότητες εδώ στην Πόλη. 

Αυτή η επαφή, η αλληλεπίδραση υπό τη σκέπη της χριστιανικής πίστης μάς κάνει να γνωρίσουμε και να συναναστραφούμε κι άλλους λαούς, να επικοινωνήσουμε και με άλλες γλώσσες, να απολαύσουμε τις πνευματικές αρετές των συνανθρώπων μας και να ενωθούμε διά του μυστηρίου της Θείας Ευχαριστίας. 

Αυτό το ευχάριστο γεγονός της διεύρυνσης και ανάπτυξης διατρανώνεται και στην Κοινότητα Νεοχωρίου και επιτυγχάνεται με την άριστη συνεργασία του ιερατικώς προϊσταμένου μας, π. Αγαθαγγέλου Σίσκου, και των επιτρόπων μας. 

Ας μου επιτραπεί, φίλτατε Άγιε Ισπανίας, να εκφράσω την προσωπική μου συγκίνηση και χαρά να σας υποδέχομαι στη γενέτειρά μου, στο Νιχώρι. Συνδεθήκαμε από πολύ παλιά, από τα χρόνια που ήμασταν κι οι δυο φοιτητές και μείναμε πιστοί στη φιλία μας, την οποία και θεωρώ ιδιαίτερα πολύτιμη. 

Εκ μέρους των συνεργατών μου στην Κοινότητα, των επιτρόπων και εθελοντριών μας, σας καλωσορίζουμε και πάλι, κι ευχόμαστε ο πανάγαθος Θεός να σας χαρίζει έτη πολλά, υγεία ακλόνητη και δύναμη στην εκκλησιαστική σας διακονία και αποστολή.



Πηγή: fanarion.blogspot.com

martes, 13 de febrero de 2018

Se ha dormido en el Señor Dobri Dobrev, “el Santo de Baylovo”


Dobri Dimitrov Dobrev (búlgaro: Добре Димитров Добрев), apodado El Santo de Baylovo, más conocido como el Abuelo Dobri o Elder Dobri (búlgaro: дядо Добри) (n. Baylovo, Sofía, 20 de julio de 1914) fue un mendigo búlgaro que caminaba aproximadamente 20 kilómetros cada día para sentarse o estar de pie en frente de la Catedral de Alejandro Nevski de Sofía para mendigar dinero.

El “Santo de Baylovo” donaba todo el dinero que ganaba a través de la mendicidad a obras de caridad, orfanatos, iglesias y monasterios.

Su padre murió en la Primera Guerra Mundial, y fue criado por su madre. En uno de los bombardeos de Sofía durante la Segunda Guerra Mundial, un proyectil cayó cerca de él y perdió casi toda su audición.

Con el paso de los años, se separó de los aspectos materiales de la vida y se dedicó por completo al mundo espiritual.

Alrededor del año 2000, decidió donar todos sus bienes a la iglesia. En ese momento inició su misión de recaudar fondos para la restauración de iglesias y monasterios en Bulgaria.

En 2009 donó 35.700 Levs (unos 20.000€) a la Catedral de Alejandro Nevski de Sofía. Esta nueva dirección en su vida y el ejemplo que da con su ascetismo llevó a muchos a llamarlo "El santo de Baylovo". Vivió varios años muy modestamente en una pequeña extensión de la iglesia Sts. Cirilo y Metodio, en su pueblo natal de Baylovo. El 13 de febrero de 2018 falleció en el monasterio de Kremikovtsi a los 103 años.


¡Que su memoria sea eterna!

lunes, 12 de febrero de 2018

Testimonio-Entrevista del P. Víctor García al Dr. Tudor Petcu


PRIMEROS AÑOS

Mi búsqueda espiritual comienza desde pequeño. Como la gran mayoría de los españoles, fui bautizado en la Iglesia católica romana en la ciudad donde nací, una pequeña ciudad de interior llamada Jaén (España). Durante mi infancia, fui educado en una familia donde primaba el amor dentro de la familia y donde en mayor o menor grado, Dios se hacía presente tanto en mi padre como en mi madre. La educación que recibí siendo niño se realizó en un colegio religioso igualmente católico romano, dentro de la corriente salesiana en la ciudad de Sevilla, ciudad en la que prácticamente he vivido toda la vida.

Quizás influenciado tanto por el propio colegio, como por mi propia familia, durante mi educación primeriza y durante algunos años, participaba de forma más o menos continua en la iglesia durante los domingos como “monaguillo” en lo que se llamaba por aquel entonces la “Misa de los niños”. Es en esta época, cuando recuerdo que durante una misa, puedo considerar que Dios me habló y yo le escuché por primera vez. Recuerdo que no tendría más de 11 años cuando saliendo de una de las misas le dije a mi madre “Mamá, de mayor quiero ser sacerdote”. Lógicamente mi madre por aquel entonces tomó eso casi como una broma, pero ya en mi corazón la semilla estaba plantada, lo que no sabía entonces es que Dios me llamaría, muchos años después pero en la Santa Iglesia Ortodoxa.

Durante la adolescencia, mi percepción espiritual y mi concepción religiosa lamentablemente se redujo a un segundo plano durante la mayor parte de los años, no obstante. al vivir en una ciudad donde la “religiosidad popular” se hace muy patente durante la Semana Santa, siempre me mantenía ligado a nuestro Señor, aunque fuera dentro de ese contexto. Sin embargo, mi amor hacia esa “religiosidad” fue decayendo a la vez que mi corazón se expandía buscando la trascendencia de todo lo visible hacia lo invisible. Esto hizo que me replanteara el cristianismo católico romano (que por aquel entonces era el único que conocía) y lo pusiera en cuestión aunque en varias épocas del año siguiera enlazado de forma espiritual con Cristo, pero no con la iglesia que me habían enseñado desde pequeño y que desde mi punto de vista, coartaba al hombre.

BÚSQUEDA ESPIRITUAL

Quizás el momento de inflexión fue cuando comencé a realizar una búsqueda “alternativa” espiritual que realmente sintiera que era mi camino y comencé un estudio sistemático de varias confesiones religiosas, tanto cristianas, como no cristianas. Por aquel entonces, Dios me estaba preparando un camino de descubrimiento que desembocará en la Ortodoxia y por la gracias de Dios en mi indigno sacerdocio.

Durante dos quizás tres años estuve probando y conociendo diferentes ramas, entre ellas la cristiana evangélica (protestante) que si bien desde un punto de vista actual, me parecía muy llamativa, la trascendencia que buscaba dentro de ni fe no la encontré en ninguna de las corrientes, aun siendo muy actuales y llamativas para los jóvenes. Desde mi punto de vista, se dedicaban más a atraer masas, que a las enseñanzas verdaderas de Nuestro Señor. Todavía, Dios no me había “presentado” la ortodoxia.

Durante ese mismo periodo, el último año, conocí las diferentes corrientes budistas que durante un tiempo me alejaron del cristianismo en pos de una meditación y de unos conocimientos muy interesantes, pero que llegado el momento encontré vacío en cuanto a mi corazón se refería ya que me planteaba la siguiente pregunta que ninguna corriente budista me contestó: “y ahora, qué”.

Sin embargo, fue precisamente una de las herramientas de esta tradición filosófica, lo que me hizo conocer el mundo ortodoxo. La meditación, que he de reconocer me parece una herramienta de autoconocimiento muy bueno, me hizo volver a buscar este tipo de “procesos” dentro de las diferentes corrientes cristianas y volver por tanto a mis orígenes, de forma que pudiera implementar dicha herramienta en mi cristianismo tradicional. De esta forma y a través de un proceso de búsqueda en el que sin duda Dios tuvo (y tiene) mucho que decir, llegué a la oración hesicasta por excelencia de la ortodoxia, la oración del corazón “Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí, pecador”. Ese, fue el punto, a Dios gracias, de no retorno. Así conocí la ortodoxia y así conocí, por fin, el camino que Dios tenía para mí.

LA ORTODOXIA

A partir de aquí, comienzo un proceso de transformación que me hace adquirir publicaciones referentes a la ortodoxia y a su teología, empaparme de amor hacia la iglesia y hacia sus ritos y oficios, pero sobretodo saciarme de una espiritualidad y de una vivencia religiosa que por aquel entonces no veía y creía borrada de la tradición católica romana en pos de legislaciones, cambios y una historia cuanto menos grisácea del cristianismos en el mundo occidental.

En mi búsqueda, comencé a preguntarme si no habría alguna iglesia ortodoxa en mi territorio, y para mi sorpresa, había una. Por aquel entonces yo no entendía de patriarcados, diócesis canónicas y no canónicas, reconocidas o no reconocidas por el mundo ortodoxo. Era tal mi ansia de saber y de vivir la fe ortodoxa que pasé todo eso por alto. En mi ciudad, resulta que existía una iglesia ortodoxa, y además con la Liturgia en castellano ¡que caminos pone Dios delante nuestra sin que lo sepamos!. Durante este tiempo hablé con la que era mi novia (por la Gracia de Dios, hoy mi amada mujer) de mi “redescubrimiento cristiano” y de mi intención de conocer de forma más profunda esta iglesia. Dios, en ese momento me tenía reservado otro regalo, la que ahora es mi mujer, me apoyó desde un primer momento de forma total y me abrió los brazos para que decidiera lo que mi corazón y mi alma me dictaran. Así llegué a la iglesia ortodoxa y conocí al que sería mi padre espiritual, el P. Pablo, el cual al poco tiempo de conocerme, me dijo una de las frases que me transformó y que sin duda hizo que la ortodoxia se convertirá en mi camino final: “Los hombres podrán defraudarte, lo que nunca te defraudará será la ortodoxia”. A partir de aquí, mi proceso de transformación y de estudio se hizo continuo gracias a los PP. Pablo y Miguel, que a través de su escuela catequética y teológica, me fueron preparando para uno de los días más maravillosos de mi vida, el día en el que recibí el Sacramento de la Crismación en el que estuvieron presentes la que hoy es mi mujer, mis amigos y familiares.

Dios me volvió a dar otro regalo en forma de amor inconmensurable de mi familia, la cual, una vez respondidas las consiguientes preguntas y dudas sobre un cambio de confesión religiosa, me apoyan con un amor incondicional y poco a poco fueron profundizando en la ortodoxia, comprendiéndola y amándola aun desde su percepción católica romana.

Lo que sigue a partir de aquí es un estudio continuado teológico y litúrgico a la par que un proceso de la pequeña iglesia de San Serafín de Sarov de Sevilla y las comunidades que dependían de ella en busca de la canonicidad que si bien estaba implícita en la ordenación sacerdotal de los PP Pablo y Miguel, no estaba explícitamente sobre la iglesia local propiamente dicha. Esto llegó con la incorporación de nuestra iglesia a la ROCOR (Iglesia ortodoxa rusa fuera de Rusia) en el año 2012 con la que la iglesia entró de pleno en la canonicidad y posteriormente por motivos pastorales, en el 2016, con la incorporación al Patriarcado Ecuménico de Constantinopla.

Mis estudios teológicos litúrgicos y profundización en la fe ortodoxa gracias a la escuela del P. Miguel de Cádiz durante los últimos diez años, junto a mi matrimonio en nuestra maravillosa iglesia con mi mujer, hicieron que fuera avanzando siempre desde el amor y la humildad en un camino que se inició con el sacramento de la Crismación y que gracias a Nuestro Señor y al amor pastoral que tiene por su comunidad el S. E el Metropolita Policarpo de España y Portugal del Patriarcado Ecuménico considerara mi ordenación sacerdotal para la comunidad de Sevilla y por tanto, poder llevar la ortodoxia y el amor de Cristo tanto a los propiamente nacidos ortodoxos como a los españoles que son llamados por el Señor a conocer la que es sin duda el camino correcto y la fe correcta de salvación.

TP: ¿Qué significa para usted ser un sacerdote ortodoxo español?

Dentro de mi completa indignidad, ser sacerdote en España es un reto, un orgullo, una bendición de Dios y una lucha tanto espiritual como humana por el contexto en el que se encuentra al sociedad española.

Es un reto porque ser sacerdote ortodoxo en un país eminentemente católico romano y a la vez un país en el que la religión y amor a Dios está cayendo en una secularización a pasos agigantados, hace que en el día a día haya que mostrar a la sociedad que otro camino es posible y que ese camino existía desde los primeros siglos del cristianismo y que ha llegado hasta nuestros días sin desvirtuarse. Es un reto porque mantener un grupo de fieles en donde el 95% de los mismos son de fuera del país y por tanto es una comunidad muy flotante te hace esforzarte en mantener una visión optimista de que tarde o temprano, la ortodoxia “volverá” a los españoles.

Es un orgullo porque nunca en mi vida, me había imaginado que Dios en su infinita misericordia, me tenía reservado este honor tan poco merecido, un orgullo porque llevo mi fe allí donde voy y es un orgullo defender desde la humildad la fe correcta. Para mi es una bendición que españoles se acerquen por vez primera a la iglesia ortodoxa, un orgullo ser ortodoxo en un país de tradición católica romana y poder plantear alternativas desde la teología de los Santos Padres y es un orgullo poder vivir de primera mano la Divina Liturgia, piedra fundamental de nuestra Fe y pilar de mi vida en el día a día. Es un orgullo conocer a ortodoxos de otros países que viven su fe de una manera tan espiritual, tan trascendente y con tanto amor a Cristo y su Iglesia.

Por último, es también una lucha hacia dentro y hacia fuera. Hacia dentro porque el demonio, cuanto más cerca estamos de la verdad, más nos ataca de forma implacable usando todos los instrumentos de so que posee, pero también es una victoria constante sobre el maligno porque Dios está con nosotros haciéndole caer cuando nosotros desde nuestra debilidad, no podemos. Es una lucha porque tienes que lidiar con radicalismos tanto externos, de otras confesiones religiosas, como internos, desde la propia ortodoxia, donde los nacionalismos radicales, la ignorancia de la historia ortodoxa y el propio miedo de algunos sectores ortodoxos te hace estar vigilante ante ataques “velados” La ceguera y la división que vivimos en la diáspora es un abismo que como ortodoxos unidos en Cristo y a través de la historia debemos trabajar para eliminar. Es necesario trabajar desde las iglesias locales independientemente del patriarcado el conocimiento y el amor al prójimo para hacer ver la ortodoxia en toda su plenitud.

Como sacerdote, la misión de mi comunidad y la mía propia es la integridad y la unicidad ortodoxa dentro de un mundo cambiante y titubeante acercando la fe a los españoles y asentando la ortodoxia a todos los fieles vengan de donde vengan. La ortodoxia es catolicidad, más allá de rencillas nacionales, políticas y de cuestiones mundanas. Como sacerdote, mi misión es enseñar a trascender el mundo cotidiano para encontrar a Dios en cada esquina de nuestro corazón.

TP: ¿Usted piensa que una evolución de la ortodoxia española podría ser posible en el futuro?

La evolución de la ortodoxia en España tiene que venir fundamentalmente por dos caminos. Un primer camino que debe nacer y potenciarse desde los diferentes Patriarcados e Iglesias que tiene presencia en España. Debemos abrirnos a la ciudadanía, a los españoles, a la calle, a través del propio evangelio acercado la Palabra de Dios y la ortodoxia a aquellos que quieran escuchar. Debemos hacernos ver como una unidad total, abandonando costumbres nacionalistas o cercando la entrada a la Iglesia a sólo unos pocos “afines” nacionales.

Debemos abrir la ortodoxia no sólo a los propios ortodoxos, sino a todos y hacer ver las ventajas, el amor y la teología de salvación de la iglesia. Para ello creo que es fundamental que desde la propia Conferencia Episcopal Ortodoxa se trabajen temas que solucionen esa “desordenación” que a ojos de los españoles hay en la ortodoxia primando la fe y no el territorio episcopal. Es lógico que existan iglesias de diferentes patriarcados nacionales, lo que no es lógico es que se ciñan sólo y exclusivamente a fieles de esas nacionalidades, ya que caemos en herejía. No podemos jugar en España a esto, sino, en el momento en que esas generaciones foráneas vuelvan a sus países, la Iglesia Ortodoxa estará condenada a desaparecer.

El otro camino es el camino de los propios fieles. Ellos tienen que ser evangelizadores ortodoxos en un mundo ciego, en una tierra donde todo lo que no sea católico romano es raro o sospechoso. Nuestros fieles deben ser voces que clamen y que enseñen a través de su vida, de sus familias y de su amor la ortodoxia en España. Para ello hay que buscar una integración total, no creando ghettos étnicos o ghettos culturales que cierren esas puertas, todos los ortodoxos deben integrarse en la sociedad con los propios españoles para sembrar la ortodoxia y no excluir, en la gran mayoría de las ocasiones a través del subconsciente a la población local. Ellos son apóstoles en un mundo que deben entender.

TP: ¿Qué puede decir acerca de los santos españoles más importantes que se celebran en la iglesia ortodoxa?

España es un país de mártires y de Santos, eso se ve desde los propios inicios del cristianismo y por ello aparecen recogidos en mayor o menor medida dentro de los santorales y martirologios ortodoxos. Muchos de ellos son poco conocidos o incluso ignorados, si bien algunos de ellos fueron de gran importancia para los Padres de la Iglesia y para la comunidad cristiana pre conciliar e incluso en época posterior.

Es de dignidad que el mundo ortodoxo reconozco de con un mayor ahínco los Santos que la península Ibérica ha facilitado a la ortodoxia entre los que se encuentren grandes Padres como San Osio de Córdoba, San Isidoro y San Leandro de Sevilla, San Leonardo, San Marcelo, San Lorenzo y grandes Santa como Santa Justa y Rufina de Sevilla, Santa mártir Áurea de Córdoba, San Braulio de Zaragoza o Santa Eulalia de Barcelona por citar unos pocos.

El mundo ortodoxo debe investigar y trabajar sobre la importancia de la Fe y la importancia de estos Santos para el mundo Ortodoxo que tanto defendieron y apoyaron en los primeros concilios y posteriormente enfrentaron con las invasiones musulmanas de la península.

La razón del desconocimiento de los mismos radica en su pertenencia al mundo de la Europa occidental y por tanto, abandonados en alguna medida por el mundo ortodoxo que miraba, después del cisma, estos territorios con recelo, sin embargo es de justicia que de nuevo los ojos vuelvan hacia estos Santos y Santas y a los mártires para volver a ponerlos en el lugar correspondiente dentro de la ortodoxia. Para ello, los ortodoxos conversos españoles debemos abogar precisamente por su conocimiento y estudio de sus escritos y vidas aprovechando las fiestas correspondientes de forma que podamos hacerles ver a nuestros hermanos en la ortodoxia residentes en España, que no están en un país indiferente o desconocido para su Fe, sino que al contrario, deben entender, conocer y potenciar la vuelta a la Fe verdadera que una vez estuvo presente de forma amplia en nuestras fronteras.


Entrevista de Tudor Petcu, febrero de 2018

sábado, 10 de febrero de 2018

Domingo del Juicio Final (de Carnaval). Lecturas de la Divina Liturgia


1 Cor 8,8-9,2: Hermanos, no es ciertamente la comida lo que nos acerca a Dios; ni va a faltarnos por no comer, ni va a sobrarnos por comer. Pero tengan cuidado que esa, su libertad no sirva de tropiezo a los débiles. En efecto, si alguien te ve a ti, que tienes conocimiento, sentado a la mesa en un templo de ídolos, ¿no se creerá autorizado por su conciencia, que es débil, a comer de lo sacrificado a los ídolos? Y por tu conocimiento se pierde el débil: ¡Un hermano por quien murió Cristo! Y pecando así contra sus hermanos, hiriendo su conciencia, que es débil, pecan contra Cristo. Por tanto, si un alimento causa escándalo a mi hermano, nunca comeré carne para no dar escándalo a mi hermano. ¿No soy yo libre? ¿No soy yo Apóstol? ¿Acaso no he visto yo a Jesús, Señor nuestro? ¿No son ustedes mi obra en el Señor? Si para otros no soy yo Apóstol, para ustedes sí que lo soy; ¡Ustedes son el sello de mi apostolado en el Señor!

Mt 25,31-46: Dijo el Señor: “Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. Serán congregadas delante de Él todas las naciones, y Él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha y los cabritos a su izquierda. Entonces dirá a los de su derecha: “Vengan, benditos de mi Padre, hereden el Reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; era forastero, y me acogieron; estaba desnudo, y me vistieron; enfermo y me visitaron; en la cárcel, y vinieron a verme”. Entonces los justos responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?” Y el Rey les dirá: “En verdad les digo, que cuanto hicieron a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicieron”. Entonces dirá también a los de su  izquierda: “Apártense de Mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber; era forastero, y no me acogieron; estaba desnudo, y no me vistieron; enfermo y en la cárcel, y no me visitaron”. Entonces dirán también éstos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?” Y Él entonces les responderá: “En verdad les digo, que cuanto dejaron de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejaron de hacerlo”. E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la Vida Eterna”.

Los Sábados de Difuntos de la Iglesia Ortodoxa


En la Iglesia ortodoxa, todos los sábados del año se diferencian de los demás días como jornadas en las que se ofrecen plegarias por los muertos, «debido a que nuestro señor Jesucristo yació muerto en la tumba el sábado», explica Pablo, sacerdote de la parroquia ortodoxa de San Marcos, ubicada en la calle San Ramón del barrio de Larreaundi.

Además, la conmemoración litúrgica de los fieles difuntos tiene lugar varias veces al año en la iglesia ortodoxa. A estos días solemnes se les conoce como 'sábado de ánimas' o 'sábado de difuntos'. Son varias las jornadas así denominadas a lo largo del año: el sábado de Carnaval o segundo sábado antes de la Gran Cuaresma; el segundo, tercer y cuarto sábados de la Gran Cuaresma; el sábado antes de Pentecostés; y el sábado de San Demetrio, que se celebra el sábado anterior a la festividad de San Demetrio de Salónica, que se celebra cada 26 de octubre.

En estos días especiales, el sacerdote oficia responsos litúrgicos «por los familiares y por todos los fieles fallecidos que no puedan ser conmemorados específicamente como santos». Normalmente, estos responsos se ofician «después de la Divina Liturgia del sábado por la mañana o después de las Víspertas del viernes por la noche».

Los familiares de los difuntos preparan un plato de koliva, que consiste en trigo hervido condimentado con miel. Junto con otros alimentos y vino, lo llevan a la iglesia para que sean bendecidos por el sacerdote, colocándolos delante de la cruz o icono. Después de la misa, los alimentos ofrecidos y ya bendecidos son degustados por todos los asistentes a la conmemoración.


viernes, 9 de febrero de 2018

A curiosa capela de San Caralampio na Illa da Toxa (Galicia)



Capela construída no s. XIX con planta de cruz latina e nave única. O trazo máis destacable é estar enteiramente cuberta de cunchas de vieira, dende a súa base ata o campanario. Atópase rodeada de xardíns e no entorno do Gran Hotel e balneario da Toxa.

Anteriormente estivo dedicada a San Sebastián pero na actualidade tras unha reforma colócase como imaxe principal a Virxe do Carme.

Nesta capela dáse culto o famoso San Caralampio, un mártir do s. III, que é patrón das enfermidades da pel, de aí o patronazgo e culto neste lugar especial de augas termais como terapias para curar a pel nos balnearios desta illa da Toxa, de aí que a xente, dende moi antigo, acode a esta capela pedindo a protección deste Santo.


Fonte: www.turismo.gal

El presidente del Congreso Mundial Ucraniano visitó al Patriarca Ecuménico


El pasado 30 de enero de 2018, en los locales del Patriarcado Ecuménico en El Fanar (Constantinopla), Eugène Czolij, presidente del Congreso Mundial Ucraniano (CMU), se reunió con el Patriarca Ecuménico Bartolomé I, Arzobispo de Constantinopla-Nueva Roma. En dicho encuentro, el Sr. Vzolij presentó la resolución de la Asamblea General Anual del CMU de 2017, que sigue exhortando al Patriarca Ecuménico a otorgar un Tomos de Autocefalia a la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Kiev; también informó al Patriarca Ecuménico de los procesos actuales de integración europea en Ucrania y subrayó el peligro de la guerra híbrida de la Federación de Rusia, tanto para Ucrania como para la paz y la estabilidad en el mundo.

El copresidente de la Conferencia de Iglesias Europeas, el Metropolita Emanuel de Francia, asistió igualmente a la reunión, así como Mons. Hilarión (Rudnik) de Edmonton y la Eparquía occidental de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana de Canadá (Patriarcado Ecuménico); el Archimandrita Joachim Bills, secretario en jefe del Santo Sínodo del Patriarcado Ecuménico; Maxim Vdovychenko, cónsul de Ucrania en Estambul, y Serhiy Kasyanchuk, director de la delegación del CMU en Ucrania.

El presidente del CMU partició asimismo en la Divina Liturgia con ocasión de la fiesta de los Tres Santos Jerarcas en la Iglesia Patriarcal de San Jorge.


Fuente: www.orthodoxie.com
Traducción propia del francés

jueves, 8 de febrero de 2018

Conferencia de Pável Velikanov en Barcelona (Cataluña)



“LA LECCIÓN ESPIRITUAL DE LA REVOLUCIÓN RUSA”. Con este título, el Arcipreste Pavel Velikanov, profesor de la Academia de Teología del Patriarcado de Moscú, impartió el pasado 23 de enero de 2018 una conferencia en la Basílica de los Santos Justo y Pastor de Barcelona dentro del marco de la Semana de Oración por la unidad de los cristianos, invitado por la comunidad de San Egidio.

Sus palabras transmitieron  de forma muy pedagógica una lección muy viva que mantuvo el interés, hasta el final, a las personas asistentes al acto. A través de preguntas formuladas entró en casos concretos con el interés de comunicar a los asistentes, el deseo de conocer la Santa Rusia, que en el siglo XX trastocaría el corazón del pueblo ruso, cuando en lugar de las iglesias que destruyeron, construyeron centros de cultura y Rusia se convirtió en comunista.

En estas líneas aportamos una breve introducción de su conferencia:

En la Lavra de San Sergio de Radonez se hizo una exposición de fotografía, realizada por un fotógrafo de gran renombre. San Sergio fue el fundador de este gran monasterio  y él mismo unió los diferentes estados de Rusia. Los comunistas quisieron destruir este centro espiritual.

Las fotos expuestas  eran analógicas, (que difieren de las fotos digitales). Cuando tomamos una foto analógica puede hacer una ampliación nítida de 1 x 2,5 m. Al ampliar las fotografías podía verse al detalle aquellos hechos que hicieron cambiar el curso de la historia de Rusia. Yo mismo visité esta exposición, comenta el profesor Pavel Velikanov.

Así en las fotografías podía verse como destruían las campanas, como los obreros golpeaban hasta destruirlas. Viendo las caras de las personas que lo destruían todo, salí de esta exposición muy desconcertado. Cuando vi las caras alegres y felices radiantes de felicidad, cuando tiraron los iconos que tenían. Estas personas creían que se estaban liberando.

¿Cómo pudo ocurrir este cambio, después de 900 años de creencia? Si queremos dar una respuesta a ello resulta realmente difícil.

Si observamos la historia, veremos que unos hechos muestran la tragedia: entre el año 1917 y el 1940, en menos de treinta años pasó lo siguiente: en 1917 habían 67.000 iglesias y en el 1940 habían 500;  en el año 1917 habían 66.000 sacerdotes y en el 1940  menos de 400; 64 obispos en 1917 y 4 obispos en 1940.

¿Qué ocurrió en Rusia en este período?  … en tiempos de Stalin, iban a fusilar a unas personas y el que firmaba la lista de los nombres de los afectados, tenía una hermana que estaba en la lista y era monja…. Y nos preguntamos ¿contra quién se hacía la persecución?…


Fuente: Iglesia Ortodoxa Española

miércoles, 7 de febrero de 2018

Un pastor evangélico visita nuestra Catedral


Siempre me había preguntado en qué se diferenciaban las iglesias ortodoxas de las católico-romanas. Me figuraba que solamente habrían distinciones en el orden látrico, en las expresiones y en la liturgia, en algún que otro dogma; sin embargo, poder acercarme a un lugar de culto ortodoxo en el intento de vaciar de mi mente cualquier tipo de aprensión o de prejuicio, redundó en una experiencia inolvidable, y sin lugar a dudas, en una enseñanza clara sobre ciertos términos que como evangélicos hemos descuidado.

Todo sucedió una mañana de sábado. Tras haber consultado durante la semana la ubicación, horarios de los servicios y alguna que otra curiosidad histórica acerca de lo que en esa mañana se iba a celebrar en el arzobispado ortodoxo, invité a mi esposa a acompañarme, a la que se unió una compañera de la Facultad. Elegí esta iglesia ortodoxa precisamente porque si se trataba de un arzobispado, podría ver y saborear mejor cada escena de la ceremonia litúrgica de la que iba a ser testigo. Tomamos el transporte público para llegar con tiempo y tal vez poder disfrutar de la contemplación del exterior de la iglesia que se nos antojaba iba a impresionarnos.

El arzobispado estaba situado en la Calle Nicaragua, 12 de Madrid, cerca de la parada de metro de Colombia. Ese día se celebraba el Sábado del Himno Acátisto, un acto digno de ser visto, y por supuesto, escuchado. En este día se cantaba un himno antiquísimo en honor a MaríaInvestigando un poco en qué consistía este himno mariano, acudí a su etimología. Akáthistos en griego, significa literalmente “no sentado” (algo que pudimos constatar dolorosamente al permanecer una hora y media de pie derecho), y debe este nombre a que desde antiguo se acostumbra a cantar en pie, en contraposición a los demás himnos de la liturgia bizantina, de la que procede, que se cantaban sentados. El respeto que debía a visitar un lugar en el que se llevaba a cabo una liturgia diferente, desconocida e intrigante, hizo que no me sentase en ningún instante. Mi esposa y mi compañera tuvieron que hacerlo porque se cansaron a los tres cuartos de hora. Los demás fieles demostraban una entereza en ese aspecto admirable. Incluso llegaban a arrodillarse en determinadas fases del himno, santiguándose a una velocidad vertiginosa haciendo el signo de la cruz en varias partes de su anatomía.

El Akáthistos se compone de veinticuatro estrofas. Las doce primeras recorren el misterio de la encarnación y la infancia según los relatos evangélicos de Lucas y Mateo, y las doce siguientes, de naturaleza más teológica, recorren los misterios principales de la virgen María. Así pues las 12 primeras son históricas y las doce siguientes teológico-dogmáticas. Además de esta diferenciación en los contenidos de cada una de las partes existe otra diferenciación, de orden métrico. Desde el punto de vista métrico pude diferenciar en el Akáthistos dos tipos de estrofas: las estrofas impares y las pares. Las estrofas impares están dedicadas a lo que ellos llaman Theotokos (la Madre de Dios). Tras una introducción se siguen trece aclamaciones laudatorias a la Virgen que comienzan por “¡Salve!”, terminando rítmicamente por la exclamación: “Salve, ¡virgen y esposa!”. Las estrofas pares, por su parte, son más breves, y tienen como tema principal el misterio del verbo encarnado. Acaban siempre, rítmicamente, con la exclamación: “¡Aleluya!”. 

Lo más precioso que capté al escuchar con atención este cántico sublime por su interpretación a capella por distintas voces masculinas y femeninas, y por su rítmica construcción y cadencia salmódica, fue poder apreciarlo en varios idiomas: ruso, griego, castellano y latín. En términos de arte musical, la ejecución me pareció perfecta, sobrecogedora y emotiva. Ahora ya puedo entender a aquellos historiadores de la iglesia ortodoxa que consideran que este himno es el más bello y más profundo himno mariano de toda la literatura cristiana.

Encontré en algunos documentos que esta bellísima composición mariana data muy probablemente de mediados del siglo VI, aunque pudiera estar compuesto ya alrededor del 450. Lo que resulta seguro es que no es posterior al año 626, pues en ese año, el pueblo y el clero de Constantinopla cantaron el himno a María en agradecimiento por el levantamiento del sitio de los ávaros a la ciudad de Constantinopla. Sin embargo es muy probable que fuera compuesto mucho antes. Se han aventurado varias hipótesis acerca de su autor: Sergio de Constantinopla, Jorge de Pisidia, Germán de Constantinopla y el gran himnógrafo Romano el Melode. Este último, por el estilo del himno, métrica, género literario y teología parece el más verosímil, pero no hay unanimidad entre los estudiosos y la hipótesis no pasa de probable. 

El Akáthistos es un kontakion. El kontakion es un género himnográfico propio de la literatura griega tardía. A diferencia de las obras clásicas de la literatura griega la métrica del kontakion no se basa en la cantidad de las silabas (cortas y largas), sino sobre todo en el número de acentos tónicos de las palabras que forman los versos. Esta característica se llama isotonía. Además de la isotonía en el kontakion se observa la isosilabia, es decir, el mismo número de sílabas en cada estructura literaria (versos y estrofas paralelos en cuanto al número de sílabas). Por último el kontakion se basa también en otro tipo de recursos, de tipo fónico: las pausas regulares, la homofonía, la aliteración y las asonancias. El Akáthistos posee además la característica de ser un acróstico o abecedario. Esta peculiaridad consiste en que cada una de las estrofas comienzan sucesivamente por las letras del alfabeto griego (la primera estrofa por A, la segunda por B, la tercera por G y así sucesivamente).

Ya con la expectativa de poder ser testigo de una ceremonia litúrgica impresionante y cargada de significado teológico, llegamos al lugar tras perdernos momentáneamente por las callejuelas de la zona. El edificio, moderno en sus elementos de construcción, pero clásico en las formas, ya nos dejaba entrever que la asistencia al servicio religioso no iba a ser multitudinario. El recinto estaba prácticamente desierto y tras llegar a la entrada de la capilla, pudimos leer que para poder entrar había que cumplir una serie de requisitos. El primero, entrar con un espíritu de reverencia y respeto, algo que ya me gustaría a mí que sucediese en nuestros templos evangélicos. El segundo tenía que ver con las mujeres. Ellas debían entrar con ropas no escandalosas, recatadas en sus gestos y con prendas no ostentosas. También debían cubrir sus cabezas con un pañuelo en señal de recogimiento y humildad. Menos mal que iba acompañado de dos mujeres previsoras, que sacaron sendos pañuelos de sus bolsos para colocarlos prestos sobre sus cabellos.

Preguntamos a alguien que justamente llegaba en ese momento. Le preguntamos si íbamos lo suficientemente correctos en nuestras vestiduras, a lo que nos contestó que todo estaba bien. Pasar de un día radiante y despejado a una estancia lóbrega y oscura ya de por sí provoca una cierta sensación de entrar dentro del vientre de un mundo apartado y segregado de la realidad. Con una iluminación tenue a la que ayudaban unas velitas que los fieles colocaban en una especie de mesita con arena, entramos vacilantes sin saber muy bien qué decir o qué hacer. Al final nos decidimos por sentarnos en el segundo banco de la izquierda para así apreciar mejor el desarrollo de la acción religiosa. Unos fieles estaban sentados, otros estaban de rodillas y otros de pie, aguardando a que comenzase el servicio. 

Las paredes, los techos, e incluso el suelo, estaban plagados de imágenes bidimensionales, de iconos que nos miraban y que presidían el culto litúrgico. Entre ellos pude vislumbrar a Cristo, a María con el niño Jesús en brazos, a los arcángeles, a algunos santos ortodoxos y a algún que otro apóstol. El altar central se veía presidido por una santa cena. Los bancos se distribuían en dos hileras que desembocaban en unas mesas sobre las que los fieles depositaban panes, pasteles, vino y frutas. De vez en cuando se levantaban para clavar en las cortezas de las viandas una vela encendida, que entendimos se dedicaba a sus difuntos. Entre el altar y la zona de cánticos y de los bancos, había una especie de sacristía donde se preparaba el obispo para oficiar junto con un monaguillo auxiliar. Todas sus paredes estaban decoradas con iconos de santos y ángeles, a los que algunos fieles besaban los pies y las manos mientras se arrodillaban.

Aparte de la presencia del arzobispo, del monaguillo y de los fieles, también había un maestro de ceremonias, quizás el archimandrita de la congregación, el cual guiaba cada cántico e himno y que leía los evangelios. A nuestra derecha, cerca de un púlpito giratorio, se colocaban los cantores, mientras que a nuestra izquierda había una mesa en la que los fieles recogían un impreso donde recogían sus peticiones de oración por ellos y por sus finados seres queridos. Estos impresos se llevaban a la sacristía para que el arzobispo pudiese hacerse cargo de ellos en oración. 

Por fin el servicio comenzó. Todos de pie comenzaron a cantar el himno mariano durante una media hora. Después de esto, el monaguillo, con una túnica exquisitamente bordada de color azul y blanco, salió de la sacristía con una vela enhiesta en un candelabro dorado, precediendo al arzobispo, que con un libro tachonado de oro y piedras preciosas, lo levantaba sobre su cabeza en señal de adoración. Lo entregó al archimandrita, el cual leyó dos pasajes del Nuevo Testamento en Juan y Hebreos, tanto en griego como en castellano. Pude captar algunas palabras en griego en virtud de las clases de griego de David Dixon. Al hacer esto, todos los fieles corrieron a arrodillarse ante el púlpito de manera ferviente y humilde,  mientras se hacía lectura del evangelio.

El olor a incienso era prácticamente irrespirable. Alguien como yo que no está acostumbrado a los sahumerios que un pequeño botafumeiro iba esparciendo por toda la sala, podría llegar a marearse. Cada parte del rito celebrado era precedido de un vaivén de incienso, tal vez para consagrar los elementos que en la eucaristía iban a ser repartidos. Después de un par de himnos y de la recitación del credo apostólico en una maraña de idiomas, llegó la hora de la eucaristía. El arzobispo, ataviado con una casulla rica en colorido dorado y blanco, llamó a los fieles a pasar adelante para recibir la comunión. A diferencia de la iglesia católica, que emplea obleas y que, en la mayoría de los casos, no deja que sus feligreses beban del cáliz, el arzobispo partía el pan común y tras echarlo en el cáliz lleno de vino, lo revolvía con una cucharita. Después iba dando una cucharada a cada fiel y la limpiaba con esmero con un pañuelo al efecto. 

Otra cuestión que me llamó la atención fue el modo en el que la confesión auricular se realizaba. Previa petición en un papelito, el fiel era instado por el arzobispo a arrodillarse para que con una tela romboidal que colgaba de su faltriquera, ésta reposase sobre la cabeza del penitente. La reverencia y el respeto que se respiraba en esta ceremonia también se reflejaba en una mezcla de aprecio, cariño y honra acompañado de ósculos al arzobispo, al archimandrita y al cetro que siempre portaba consigo. Es de agradecer poder constatar que nadie nos hizo preguntas, nadie nos recriminó nuestro desconocimiento de los ritos y que nadie nos obligó a hacer cosas contrarias a la conciencia personal. 

Ha sido una experiencia bastante interesante y edificante. Sin preconceptos que pudieran juzgar apresuradamente una confesión reconocida como cristiana, he podido realizar un ejercicio de comprensión de lo que la liturgia representa para aquellos que profesan la religión ortodoxa. Me llevo conmigo la actitud de recogimiento, aislamiento y reverencia que ser respiraba, así como de la tolerancia que todos mostraron sabiendo que estábamos allí para recoger impresiones y sensaciones de todo su mundo religioso. Concluyendo, recomiendo a todo cristiano evangélico a que visite, aunque solo sea una vez, una iglesia ortodoxa, y así valorar otras confesiones hermanas dentro de lo que es el respeto a la fe que otros tal vez no comparten con nosotros. Los tres disfrutamos enormemente del momento y apreciamos la variedad de formas y expresiones con que el ser humano desea adorar a Dios.

Emilio José Cobo Porras



Fuente: http://evangelicoreflexivo.blogspot.com

Ο Οικουμενικός Πατριάρχης και οι Συνοδικοί στο Σισμανόγλειο Μέγαρο


Τό ἑσπέρας τῆς Τετάρτης, 7ης Φεβρουαρίου, ἡ Α. Θ. Παναγιότης, ὁ Πατριάρχης, συνοδευόμενος ὑπό τῶν μελῶν τῆς Ἁγίας καί Ἱερᾶς Συνόδου, μετέβη εἰς τό Σισμανόγλειον Μέγαρον καί παρηκολούθησε τήν διοργανωθεῖσαν ὑπό τοῦ ἐνταῦθα Γεν. Προξενείου τῆς Ἑλλάδος, ἐν συνεργασίᾳ μετά τοῦ ἐν Ἀθήναις Ἐκδοτικοῦ Οἴκου «Πορφύρα», ἐκδήλωσιν, καθ’ ἥν ἐπαρουσιάσθη τό εἰκονογραφημένον λεύκωμα τοῦ ἑλληνιστοῦ Ἐλλογ. κ. Tudor Dinu, Καθηγητοῦ ἐν τῷ Πανεπιστημίῳ τοῦ Βουκουρεστίου, ὑπό τόν τίτλον «Οἱ Φαναριώτες στή Βλαχία καί τή Μολδαβία. Μία ἱστορία μέσῳ τῶν ἐκκλησιαστικῶν προσωπογραφιῶν».
Τήν ἐκδήλωσιν κατέκλεισεν ὁ Παναγιώτατος, Ὅστις ἐξῇρε τήν πολύπλευρον προσφοράν τῶν Φαναριωτῶν εἰς τήν ἱστορίαν τῶν παραδουναβείων χωρῶν, τοῦ Οἰκουμενικοῦ Πατριαρχείου καί, γενικώτερον, τοῦ Γένους τῶν Ὀρθοδόξων καί ἐχαιρέτησε πᾶσαν ἐπιστημονικήν προσπάθειαν διά τήν ἔρευναν τῆς ἱστορίας τοῦ Γένους τῶν Ὀρθοδόξων, τήν προβολήν τοῦ ἡμετέρου πολιτισμοῦ καί τῆς ἀρρήκτου συνδέσεως τῆς ταυτότητος ἡμῶν μέ τήν ὀρθόδοξον πίστιν καί τήν ἐκκλησιαστικήν ζωήν.
Ὁ Πατριάρχης, μάλιστα, ὑπέμνησε τά διαλαμβανόμενα σχετικῶς εἰς τήν Ἐγκύκλιον τῆς ἐν Κρήτῃ συνελθούσης κατά Ἰούνιον 2016 Ἁγίας καί Μεγάλης Συνόδου τῆς Ὀρθοδόξου Ἐκκλησίας, ὅτι «ἡ συνείδησις τῆς ταυτότητος τῶν χριστιανικῶν λαῶν φέρει ἀνεξίτηλον τήν σφραγῖδα τῆς διαχρονικῆς συμβολῆς τῆς Ἐκκλησίας ὄχι μόνον εἰς τήν πολιτιστικήν κληρονομίαν αὐτῶν, ἀλλά καί εἰς τήν ὑγιᾶ ἀνάπτυξιν τοῦ θύραθεν πολιτισμοῦ γενικώτερον» (§ 10), συγχαρείς ὅλως ἰδιαιτέρως τόν συγγραφέα, τούς ἐκδότας καί τούς χορηγούς τῆς πολυτελοῦς ἐκδόσεως, δι’ ἧς ἡ γνῶσις τῆς ἱστορικῆς ἡμῶν πορείας καθίσταται οὐσιαστικωτέρα διά τήν κατανόησιν τῆς ὀρθοδόξου ἰδιοπροσωπίας, διά τήν ὀργάνωσιν τοῦ παρόντος καί διά τήν μελλοντικήν προοπτικήν αὐτῆς εἰς τήν Βαλκανικήν, κυρίως, χερσόνησον.
Ἐνώπιον τοῦ πολυπληθοῦς φιλομούσου κοινοῦ, ἐμπεριστα-τωμένας ὁμιλίας ἐξεφώνησαν ὁ Ἐντιμολ. Ἄρχων Προστάτης τῶν Γραμμάτων Δρ. Ἐμμανουήλ Βαρβούνης, Καθηγητής Λαογραφίας τοῦ Δημοκριτείου Πανεπιστημίου Θρᾴκης, καί ὁ Ἐλλογ. Δρ. Γεώργιος Πάλλης, Ἐπ. Καθηγητής Βυζαντινῆς καί Μεταβυζαντικῆς Ἀρχαιολογίας καί Τέχνης τοῦ Πανεπιστημίου Ἀθηνῶν. Ὡμίλησεν ἐπίσης ἐπικαίρως καί ὁ οἰκοδεσπότης Ἐξοχ. Πρέσβυς κ. Εὐάγγελος Σέκερης, Γεν. Πρόξενος τῆς Ἑλλάδος ἐν τῇ Πόλει. 
Ἀκολούθως ὁ Παναγιώτατος, μετά τῶν Συνοδικῶν μελῶν καί λοιπῶν προσκεκλημένων, ηὐλόγησε τό ὑπό τῆς Εὐγεν. κ. Αἰκατερίνης Μπελεφάντη Σοφιανοῦ, Ἐπιχειρηματίου καί χορηγοῦ τῆς ἐκδόσεως, προσφερθέν ἐπίσημον δεῖπνον.

Πηγή: www.romfea.gr

martes, 6 de febrero de 2018

Νέα έκκληση του Οικουμενικού Πατριάρχου για την επαναλειτουργία της Θεολογικής Σχολής της Χάλκης



Από το Γραφείο Τύπου του Οικουμενικού Πατριαρχείου, Φωτογραφίες: Νίκος Μαγγίνας / Οικουμενικό Πατριαρχείο

06 Φεβ. 18 (19:57)

Νέα έκκληση προς τις αρμόδιες Αρχές της Τουρκίας να επιτρέψουν την επαναλειτουργία της Ιεράς Θεολογικής Σχολής της Χάλκης, προκειμένου να επανορθώσουν μια μεγάλη αδικία που συντελέσθηκε, απηύθυνε ο Οικουμενικός Πατριάρχης Βαρθολομαίος, σε ομιλία του, που πραγματοποίησε σήμερα, στην Αίθουσα Τελετών της «σιωπηλής», από το 1971, Σχολής, ημέρα κατά την οποία η Εκκλησία μας τιμά τη μνήμη του Ιερού Φωτίου, Πατριάρχου Κωνσταντινουπόλεως και ανιδρυτού της Μονής Αγίας Τριάδος Χάλκης όπου στεγάζεται το ιστορικό θεολογικό εκπαιδευτήριο του Οικουμενικού Πατριαρχείου.

«Είναι τόσο κρίμα, τόσο μεγάλη αδικία η αναστολή της λειτουργίας αυτού του φυτωρίου των θεολογικών γραμμάτων! Είναι τόσο κρίμα, ιδιαιτέρως σήμερα, που η ανθρωπότης έχει ανάγκη από το φως του Χριστού και της Εκκλησίας του, [που έχει ανάγκη] να καταρτίζουμε στελέχη και να τα στέλνουμε για να συνεχίζουν το φωταγωγικό έργο των αποφοίτων της Χάλκης. Σήμερα, όπως είπε κάποιος, πέρασαν τα άθεα, πέρασε ο Κομμουνισμός, και ήρθαν τα αντίθεα. Από τα άθεα περάσαμε στα αντίθεα. Γι’ αυτό έχει τόση ανάγκη ο κόσμος από πνευματική τροφή. Βλέπουμε τις αιματοχυσίες, τους πολέμους που γίνονται εδώ και εκεί, και ενώ η Εκκλησία μας προσεύχεται σε κάθε Ακολουθία της, εν εσπέρα και πρωί, και μεσημβρία και εν παντί καιρώ, υπέρ της ειρήνης του σύμπαντος κόσμου και υπέρ της ενότητος των πάντων, όλα αυτά καθυστερούν τόσο πολύ να έρθουν», σημείωσε ο Οικουμενικός Πατριάρχης και συνέχισε: «Και κάνω από αυτή την θέση, αυτή την στιγμή, για μια ακόμη φορά, για πολλοστή φορά, κάνω μια έκκληση εις τας εφ’ ημάς τεταγμένας Αρχάς, να ακούσουν το δίκαιον αίτημά μας, τον κρυφό πόθο μας, και να μας ανοίξουν την Σχολή, η οποία μόνο καλό θα κάνει στην Εκκλησία, στην ανθρωπότητα και σε αυτήν την χώρα εις την οποίαν εδρεύει το Οικουμενικό μας Πατριαρχείο και η Θεολογική Σχολή της Χάλκης. Εάν η έντιμος Κυβέρνησις της Αγκύρας είχε συνειδητοποιήσει το μέγα όφελος το οποίον θα είχε από την επαναλειτουργία της Σχολής μας θα το είχε κάνει προ πολλού. Δεν θα την είχε κλείσει καθόλου. Αλλά δυστυχώς επικρατούν άλλες σκέψεις φαίνεται, άλλες σκοπιμότητες, αλλιώς δεν μπορούμε να το εξηγήσουμε, πως ένα τέτοιο φυτώριο γραμμάτων και πολιτισμού να μένει «σιωπηλό» και «παροπλισμένο».

Ιδιαίτερα συγκινημένος, ο Οικουμενικός Πατριάρχης, ανέφερε ότι κάθε φορά που ο ίδιος αλλά και όλοι οι απόφοιτοι της Σχολής επιστρέφουν στη Χάλκη ως προσκυνητές, ανακαλούν στη μνήμη τους τα όμορφα χρόνια που πέρασαν, «κάθε ημέρα και κάθε στιγμή που ζήσαμε υπό τη στέγη αυτής της φιλόξενης Μονής».

Προηγουμένως, κατόπιν προτάσεως του ηγουμένου της Μονής της Αγίας Τριάδος, Μητροπολίτη Προύσης Ελπιδοφόρου, ο Οικουμενικός Πατριάρχης τίμησε όλους όσοι στήριξαν ποικιλοτρόπως τις δραστηριότητες και τα ανακαινιστικά έργα που πραγματοποιήθηκαν κατά το περασμένο έτος στην Ιερά Μονή.

Καλωσορίζοντας τον Οικουμενικό Πατριάρχη, τους Αρχιερείς και όλους τους προσκυνητές, ο Μητροπολίτης Προύσης αναφέρθηκε στη σημαντική δωρεά προς την Ιερά Μονή τμήματος του ιερού λειψάνου του ιδρυτού της, Ιερού Φωτίου, «την οποία έκανε ο εκλεκτός κληρικός και πιστό τέκνο της Αγίας του Χριστού Μεγάλης Εκκλησίας Πανοσιολ. Αρχιμανδρίτης Επιφάνιος Δημητρίου, τον οποίο ευχαριστούμε για την σπουδαία αυτή πράξη και τον θεωρούμε στο εξής ως ένα εκ των μεγάλων ευεργετών της καθ’ ημάς μονής».

Ακολούθως παρουσιάστηκε η αρχιτεκτονική προμελέτη για τις ήπιας μορφής παρεμβάσεις στη δασική έκταση που περιβάλλει την Ιερά Μονή, που εντάσσεται στο συνολικό σχεδιασμό των έργων ανακαίνισης της και ανάπλασης των χώρων της.

Στην εκδήλωση παρέστησαν οι Μητροπολίτες Γέρων Δέρκων Απόστολος, Πρόεδρος της Εφορείας της Μονής, Ελβετίας Ιερεμίας, ο οποίος έλαβε τον λόγο μετά τον Πατριάρχη και μοιράστηκε τις αναμνήσεις του από τα χρόνια της φοιτήσεώς του στην Σχολή, Τρανουπόλεως Γερμανός, Μυριοφύτου και Περιστάσεως Ειρηναίος, Μύρων Χρυσόστομος, οι Επίσκοποι Ερυθρών Κύριλλος και Αραβισσού Κασσιανός, ο Αντιπρόεδρος της Βουλής της Βουλγαρίας κ. Vaselin Mareshky, ο Πρέσβης Ευάγγελος Σέκερης, Γεν.Πρόξενος της Ελλάδος στην Πόλη, Άρχοντες της Μεγάλης του Χριστού Εκκλησίας, ο Πρόεδρος της Οικουμενικής Ομοσπονδίας Κωνσταντινοπολιτών Νικόλαος Ουζούνογλου, η Ομοτ. Καθηγήτρια Δέσπω Λιάλιου, πρώην Αντιπρύτανης του Α.Π.Θ., πλήθος πιστών από τα Πριγκηπόνησσα, την Πόλη και προσκυνητών από την Ελλάδα και άλλες χώρες.

Στο περιθώριο του εορτασμού, ο Οικουμενικός Πατριάρχης ανταποκρίθηκε στην πρόσκληση του κ. İsmail Hakkı Durmuş, Προέδρου του Κόμματος AKP των Πριγκηποννήσων, να φυτέψουν από κοινού, σε μια συμβολική ενέργεια, έναν πλάτανο στους κήπους της Μονής.

Νωρίτερα, το πρωί, τελέστηκε Θεία Λειτουργία, χοροστατούντος του Οικουμενικού Πατριάρχου, στο κατάμεστο από πιστούς Καθολικό της Μονής.

Σε δήλωσή του, ο Αντιπρόεδρος της Βουλής της Βουλγαρίας, σημείωσε ότι παρέστη, στην πανήγυρη της Μονής, ως απλός προσκυνητής, θέλοντας να εκφράσει την αγάπη και τον σεβασμό του προς τον Οικουμενικό Πατριάρχη και το Οικουμενικό Πατριαρχείο. Πρόσθεσε δε, πως πάντοτε προσφέρει τις καλές υπηρεσίες του για την ενδυνάμωση των σχέσεων μεταξύ της Μητέρας Εκκλησίας, του Οικουμενικού Πατριαρχείου, και της πρώτης θυγατέρας του Οικουμενικού Θρόνου, της Εκκλησίας της Βουλγαρίας, και του ευσεβούς λαού της χώρας του.


Πγηή: www.amen.gr